23 Diciembre 2014

Durante los últimos días del mes de noviembre, el colegio vive con entusiasmo la preparación de una de las grandes fiestas vicencianas: Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa y Santa Catalina Labouré.

Dibujos de la Virgen, murales, catequesis en todas las clases…Todo el mundo sabe qué estamos celebrando y, sobre todo, por qué estos dos acontecimientos son importantes en la vida de nuestro colegio. El momento culminante es el encuentro en la Eucaristía que, si el tiempo no lo impide, celebramos en nuestra pista. Este año, aunque las nubes estuvieron presentes, pudimos reunirnos en ella alumnos, profesores, Personal de Administración y Servicios, familiares y miembros de la Fundación San Antonio y de la Universidad Católica. La Santa Misa fue oficiada por D. Antonio Alcaraz, capellán de la UCAM, quien nos invitó a seguir el ejemplo de Santa Catalina y de San José de Calasanz, patrón de los maestros, a los que impulsaba siempre el amor a Dios y a los demás. El coro del colegio acompañó con sus cantos a lo largo de la Eucaristía, al final de la cual, el Sr. Presidente D. José Luis Mendoza dirigió unas palabras a los presentes. En su alocución, agradeció y reconoció la valiosa obra de las Hijas de la Caridad, herederas del carisma vicenciano, nos animó a seguir manteniendo vivo su legado y exhortó a los alumnos a ser obedientes, respetuosos y agradecidos con todos aquellos que trabajan en pro de su bienestar, recomendándonos a todos la oración como medio para obtener la gracia y los dones que la Virgen nos ofrece con sus generosas manos abiertas. Finalizó la ceremonia con el reparto de las medallitas de María Milagrosa que nos facilitan las hermanas.

Los alumnos de Educación Infantil, al no poder acudir a la celebración de la Eucaristía dada se corta edad, tuvieron su fiesta por la tarde, en el Salón de Actos, en donde se les mostró un vídeo alusivo a la Milagrosa y se les impusieron sus respectivas medallas.